Consejos para el aprendizaje de un idioma

Consejos para el aprendizaje de un idioma

 

Hace mucho, mucho tiempo, y en el eterno intento de resolver el misterio del origen del lenguaje, hubo incluso a quien le dio por defender la postura de que nuestra capacidad de adquirir y utilizar un idioma era el resultado de la intervención de una deidad (distinta, lógicamente según la religión)  que, mágicamente, concedía al hombre el don de hablar y comunicarse.

Por resumir, su hipótesis básica consistía, a grandes rasgos, en la creencia de que si se forzaba a un niño a crecer sin contacto con idioma alguno, empezaría, eventualmente, a hablar el “verdadero lenguaje”, el ¡¡lenguaje “divino”!!.

En este sentido, variopintos personajes (muy aburridos posiblemente) se inventaron diversos experimentos con el propósito de demostrar la influencia lingüística del “ente supremo” Por poner ejemplos, tenemos a Psamético, un faraón Egipcio que, allá por el 600 AC, ordenó, dejar a dos recién nacidos al cuidado de un pastor mudo y de su oveja. Se cuenta que, tras dos años de “diversión sin límites”, los niños, posiblemente cansados de que la oveja fuera la única que tuviera algo que contar J, dijeron algo parecido a  “bekos” (término Frigio para “pan”). En la misma línea, Jaime VI de Escocia, llevó a cabo un experiencia similar en torno al 1500 DC y se dice que, en aquel entonces, los niños ¡!!empezaron a hablar hebreo!!!!.

A pesar de la indudable “originalidad” de estos inventos y visto el poquito rigor científico de los resultados, la intervención divina parece tener poco que ver con el origen del lenguaje y, por lo tanto, con el aprendizaje de un idioma. Egipcios, Escoceses, Tirios, Troyanos y básicamente todo hijo de vecino ha, con mayor o menor trabajo, de aprender su propio idioma e, idealmente, por gusto o necesidad, algún otro.

Y ya hay que aprenderlo lo ideal es aprenderlo bien y con un enfoque adecuado.

La experiencia nos indica que, dejando aparte monográficos enfocados a necesidades específicas, la inmensa mayoría de la gente busca cursos que le permitan, prioritariamente, defenderse con soltura a la hora de utilizar el idioma oralmente (tanto en contextos sociales como profesionales), hay también un amplísimo colectivo que precisa acreditar un nivel (obtener un certificado)

Para ambos grupos, nuestro consejo es:

  1. Para los que buscan “hablar”: tras pasar por enfoques muy diversos, la gran mayoría de loscursos de idiomas se imparten desde el llamado “communicative approach” – enfoque comunicativo – que daprioridad a la conversación como instrumento de comunicación. Ahora bien, toda clase, ya sea “de conversación” o no, hade partir de una planificación previa (= no estar sujeta a la improvisación) e, independientemente delenfoque, prestar especial atención a posibles lagunas estructurales y a lacorrección de errores. El “hablemos del fin de semana” con un “nativo simpático” sin estructura ni objetivo, ha hecho mucho daño al nivel de Idiomas en España.
  2. Para los que buscan preparar un certificado: asegurémonos de que nos imparten un curso de ese, y no de otro. La lista de alumn@s a los quehan preparado para un examen utilizando material de otro totalmente distinto es, lamentablemente, larguísima y se traduce en pérdida de tiempo y dinero. Cada examen es distinto y tiene su técnica de preparación.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *