La necesidad imperiosa de conseguir un título de inglés ¡YA!

  

Vísteme despacio que tengo prisa, la necesidad imperiosa de conseguir un título de inglés ¡YA!

 

Hace unos días, trasteando por linkedin, me topaba con una viñeta que, dibujo incluido, venía a decir que “your degree matters less than your experience”.

 
WORKRULES La necesidad imperiosa de conseguir un título de inglés  ¡YA!
 

Siendo muy de esa opinión, di el “like” correspondiente y compartí a diestro y siniestro porque, pienso honestamente que, si bien “los títulos” importan y son la base (decir lo contrario sería decir una tontería), el “verdadero conocimiento”, lo que llaman “las tablas”, se adquiere con “sangre, sudor y lágrimas” y en el “campo de batalla”.

Sin analizar factores externos (el talento natural o la motivación por citar ejemplos), el “empleado perfecto”, si es que algo así existe, sería idealmente y por tanto, un “alguien” en posesión de una formación/titulación que le capacitase profesionalmente y, al mismo tiempo, dotado de la sabiduría posterior que sólo se adquiere con la práctica y, sobre todo, equivocándose. Una combinación de Pitagorín y McGiver, por ser más gráficos.

Lo que sí es bien cierto, es que tanto títulos como tablas, se consiguen con tiempo y, desgraciadamente, ojalá fuera todo fácil en la vida, con esfuerzo.
Obviando habilidades innatas, nada se aprende ni se domina, con atajos y mucho menos con precipitación.

Mi madre, fuente de toda sabiduría, me dijo siempre “vísteme despacio que tengo prisa” y, no nos engañemos, por todos es sabido que las madres, y mucho más la mía, siempre tienen la razón.
La prisa es mala consejera y lleva, indefectiblemente, a soluciones de emergencia, a parches temporales y, por ir poniéndonos “educativos” a, como decía uno de mis profes en la universidad, adquirir “conocimientos Kleenex” = de usar y tirar.

DAVIDBLOG

 

Desgraciadamente, ya sea por un error inicial de planteamiento, por dejadez o pereza o por un afán a nivel institucional de aparentar ser algo que a día de hoy no somos y, por tanto, de exigir lo “inexigible”, el enfoque de un amplio colectivo de alumnos de idioma está regido por:

1) La necesidad imperiosa de conseguir un título de inglés  ¡YA!
2) La terrible urgencia por acceder a él aún sin tener los conocimientos necesarios para hacerlo entonando, a la vez, un triste “Necesito el papel. Cuando lo tenga ya estudiaré inglés en condiciones…si eso…”

Personalmente, como siempre cuento, estoy y siempre he estado totalmente a favor de enfocar el aprendizaje hacia la consecución de un objetivo (y un certificado de inglés lo es, y además un objetivo muy válido por su indudable aplicación práctica) pero….¡por favor! optando por el más adecuado a los conocimientos que poseemos y dándonos el tiempo suficiente para prepararlo de manera lógica y ordenada.

Sin entrar ahora en las causas y porqués de las posibles carencias lingüísticas de los españoles (carencias que nos llevan a la situación de urgencia/angustia que describía arriba)…¿Por qué “ya estudiaré inglés en condiciones cuando tenga “el papel””? No sería, mucho mejor, y sobre todo más lógico, plantearse el orden contrario?

 

Para todos aquellos interesados en enfocar el aprendizaje de los idiomas de una manera ordenada Fyne Formación organiza cursos intensivos de inglés durante el mes de julio.

Interesados contactar con Fyne Formación.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *